¿Cómo prender y mantener las brasas? - La Constancia

Compra
en línea

¿Cómo prender y mantener las brasas?

Aprende de todo con nosotros. ¡Anímate!

¿Cómo prender y mantener las brasas?

Antes de comenzar a asar los alimentos en el asador es importante precalentar la parrilla. Esto ayudará a mantener una temperatura estable y conservar el calor, además ayudará a eliminar los residuos de comida que hayan quedado de otros asados.Si tu asador es de gas solo debes encenderlo con la temperatura alta, cerrar la puerta y esperar unos 10 minutos hasta que alcance una buena temperatura.

Si tu asador es de carbón o leña, prende el carbón o la leña hasta que el fuego esté bien distribuido por todos los pedazos de leña o carbón.

Estos son los pasos para encender las brasas correctamente:

Primer paso: Encontrar un material que nos ayude a hacer combustión. La madera y el carbón serán tus mejores aliados.

Segundo paso: Busca papel periódico o pequeñas ramitas. Estos ayudarán a encender el fuego.

Tercer paso: Ten en cuenta que el material más pequeño o inflamable enciende al más grande y así sucesivamente. Por eso, lo mejor es poner primero una cama de pelotas de papel periódico sobre la base de la parrilla, formando un rectángulo. Cuida de no apretarlas la una con la otra.

Cuarto paso: Sin aplastar el papel, coloca encima algunas maderas cruzadas, dejando espacio entre ellas para que circule el oxígeno, que es necesario para que el fuego arda correctamente.

Quinto paso: Coloca el carbón sobre las maderas siempre dejando espacio entre los materiales.

Sexto paso: Enciende el papel y espera unos 10 minutos hasta que el fuego haya encendido toda la madera y los carbones. Luego extiende los carbones y coloca más carbón sobre los que ya están encendidos (deben estar rojos y no negros). Espera hasta que alcancen la temperatura adecuada según el tipo de preparación que tengas en mente. Debes cuidar el fuego tratando de poner más carbón cuando creas que haga falta.

Para mantener las brasas, aviva el fuego de los carbones ventilando con ayuda de un abanico o secador tratando de no generar chispazos que puedan quemarte.

Para terminar, recuerda que nunca se deben poner los alimentos directamente sobre la llama y como dato importante, procura contar con un kilo de carbón o leña por cada kilo de carne a cocinar.